Empezar a beber para caer bien

y acabar cayendo peor.

 

Se dice que el alcohol ayuda a que algunas personas, o algunas relaciones, vayan «mejor», estén «mejor»; que sean más divertidas, más sociables, que pierdan las inhibiciones.

 

¡El alcohol no es una poción mágica! Es cierto que puede desinhibir a las personas, pero difícilmente sacará nada de ti que no estuviera antes. Esto quiere decir que si se puede caer bien cuando se ha bebido, o se puede ligar, o se pueden hacer chistes más buenos … es porque esto ya forma parte de la persona, haya bebido o no.

 

Quizás entonces la idea sería aprender a sacarlo, a expresarlo, independientemente de si hay alcohol o no.

 

Si alguien suele relacionarse de esta manera sólo cuando ha bebido (igual que si sólo dice las cosas por whatsapp, o poniendo me gustas al Insta de alguien …) realmente no estará aprendiendo a hacerlo sin alcohol (o sin whatsapp, cuando vea a esta persona cara a cara).

 

 

meme

 

Y debemos tener en cuenta que con el alcohol, si lo usamos para caer bien y pensando en impresionar a los y las demás, se corre el riesgo de desinhibirse «demasiado» y terminar diciendo «demasiadas» cosas, cosas que no se han pensado antes, que se improvisan o que pueden hacer sentir mal a otras personas, incluso herirlas.

 

Y además puede que la cosa se descontrole y se involucre a otras (gente que termina cuidando, llevando a casa, evitando peleas…).

 

Y con todo esto, hacer que a acabemos cayendo peor.

Comenta