¿Por qué se añaden refrescos al alcohol?

Hay quien podría pensar que el tema de añadir refrescos u otras bebidas al alcohol es una forma casera de hacer combinados imitando los que sirven en los bares, o haciendo versiones low cost de cocktails que se ven en las series, y que tan de moda se ponen durante el verano en las diferentes fiestas o eventos, para hacer dinero.

 

Tanto los combinados como los cócteles tienen muchos años de historia, no son una novedad. Pero lo que los caracteriza es que tienen una forma concreta de prepararse, con unas medidas y unos ingredientes concretos, y que como tales tienen nombre.

 

Pero una de las razones principales para mezclar el alcohol con otras bebidas, especialmente azucaradas, tiene su origen en la conocida como Ley Seca de Estados Unidos de América; se trató de un período en el que el alcohol se consideró una droga ilegal y se prohibió su consumo. Esto hizo que la producción también fuera ilegal y que la gente lo tomara de forma clandestina (es decir, a escondidas).

 

 

Así, como a menudo los alcoholes eran de muy mala calidad y peor sabor (generalmente incluso con más riesgos aún para la salud), se popularizó el hecho de mezclarlos para disimular su mal sabor. Por eso se añadían cosas dulces o ácidas par engañar al paladar.

 

¿Es un poco parecido a lo que pasa ahora? ¿Puede ser que a las personas realmente no les guste el sabor del alcohol y estén buscando una manera de disfrazarlo? si es así, ¿por qué beber alcohol en general?

 

 

Y si no es esto y lo que gusta son realmente los cócteles, ¡hay decenas de variedades sin alcohol que son una opción genial si apetece ponerse a experimentar!

Comenta