¿Por qué se vomita con el alcohol?

Muy bien, es un post desagradable, pero es lo que hay (Y nos ahorraremos las imágenes esta vez)!

 

Durante mucho tiempo ha habido diversas teorías sobre porque se vomita cuando se bebe alcohol, o cuando se bebe mucha cantidad de alcohol. Y hay muchas explicaciones caseras que la gente asume como verdaderas y a las que no le da más vueltas. Pero a menudo estas explicaciones dan lugar a «leyendas urbanas» que no son del todo ciertas. O directamente falsas.

 

 

Una idea muy general es que el alcohol hace algo, que no se sabe muy bien que es, que hace vomitar. Es como un precio a pagar. Pero, si no sabemos cómo van las cosas, no podemos mejorar la manera de hacerlas. O valorar hacerlas o dejarlas de hacer.

 

Pues la idea de que el cuerpo expulsa el alcohol porque hay un exceso no es del todo precisa; y en algunos casos ni siquiera es así ya que se vomita bastante después de haber bebido y cuando el alcohol ya está en los intestinos siendo absorbido (porque sólo una pequeña parte se absorbe en el estómago, porque aunque es un líquido no hace «digestión»). Si que es posible que algunas personas «vomiten» de forma más habitual que el resto, como mecanismo de su cuerpo para regularse, o eliminar «trabajo» del organismo, pero como sabéis no todo el mundo vomita y hay quien tiene dificultades para hacerlo incluso intentándolo (por lo tanto, nunca se debe forzar a nadie a vomitar si no quiere).

 

 

La realidad sería que el alcohol (y cuanta más cantidad peor) irrita el estómago, alterándolo. Y esto puede acabar provocando una serie de espasmos y contracciones musculares (las arcadas, que vendrían a menudo después de los mareos) que acabarían haciendo al cuerpo vaciar el contenido del estómago (y en algunos casos de parte del intestino delgado).

 

Pero nos pongamos como nos pongamos, a nosotros nos gusta mirarlo de otra manera: no es sólo que el alcohol haga vomitar, porque no va solo al estómago. Somos nosotros mismos, nosotras mismas, si bebemos y hacemos las cosas mal que nos acabamos provocando el vómito.

Comenta