Conviene saber…

  • El tema de las drogas es muy serio. Y, como estás creciendo, madurando y todavía no lo tienes todo en su sitio, el coco y el corazón son mucho más vulnerables ahora que más adelante.
  • Para que nos entendamos, hasta los 17 o 18 años, todo lo que hacemos a la cabeza le afecta mucho más.
  • A pesar de ser una sustancia ilegal, el cannabis no es de las peores drogas.
  • Ahora vas a saco con todo, te lanzas de cabeza hacia lo que te gusta (los juegos en red, salir, colegas, deporte…), pero ir a saco con los porros es más delicado, porque traerá problemas.

Si yo soy, si ahora estoy…

Si tienes tendencia a que el coco te juegue malas pasadas –y eso sólo lo sabes tú–, fumar porros puede provocar que tengas alguna crisis fuerte. En caso de que sufras algún trastorno de tipo psicológico, no fumes porros.

Si has fumado y tu cerebro te ha dado algún aviso (ansiedad, miedo, ralladas…) no lo vuelvas a hacer: ¡es jugársela demasiado!