¿Qué pasa con la cachimba? (I)

¿Qué es eso de la cachimba que ahora parece que se vuelve a poner de «moda»? Es lo mismo que la xixa, el narguile o pipa de agua? ¡Pues si! Todo son variantes de la misma cosa, un artefacto bastante antiguo en realidad.

 

Pero ¿y cómo funciona?

 

Por norma general, aunque pueden haber variantes, es un aparato alargado (una pipa, aunque no se parezca en nada a las que nos imaginamos de madera) que tiene una base que se llena de agua -u otros líquidos- y un cazo en la parte superior donde se coloca un tipo concreto de tabaco y unos carbones específicos para calentarla. Así, a través de un tubo, se puede aspirar el humo que se produce con el carbón sobre el tabaco y que pasa por la base de agua.

 

 

¿Y qué se fuma?

 

Pues es tabaco (tratado un poco diferente del resto de productos que vemos normalmente -cigarrillos industriales, tabaco de liar, etc.-) aunque no nos lo parezca; se trata de hojas de tabaco (donde encontramos la nicotina en origen) remojado con miel, melaza u otras sustancias azucaradas, y a menudo con otros aditivos aromáticos que simulan sabores de frutas.

 

Pero ¿lo hay sin nicotina?

 

También hay otros preparados para la cachimba que no contienen tabaco, así que la nicotina no está presente; están hechos con piedras aromáticas o pastas con base de caña de azúcar y aromas. Pero aunque quitemos este elemento central, el humo que se consume sigue teniendo sustancias tóxicas como el oxido nítrico, el monóxido de carbono, el alquitrán o los hidrocarburos aromáticos.

 

 

Pero ¿el agua hace de filtro?

 

Pues no, aunque es un mito muy extendido, el agua no filtra nada. Enfría la temperatura del humo que se inhala, pero los componentes siguen ahí.
Y esto es, en resumen, la cachimba.

Comenta