¿Qué pasa con la cachimba? (II)

Una de las cosas que más se repite de la cachimba es que es menos perjudicial que el tabaco.

 

Con esto de las drogas es una manía muy extraña el compararlas entre ellas según cuál es más o menos perjudicial, cuando todas ellas se utilizan de maneras diferentes y tienen efectos diferentes. Parece que dijéramos: alguna droga debo consumir, así que cogeré la menos mala.

 

Pero puestas a comparar, vamos a ver qué pasa con el tabaco de cachimba y el tabaco de los cigarrillos industriales:

 

Hay estudios que mantienen que una sesión de fumar en pipa de 40 minutos es comparable a fumarse 20 cigarrillos.

 

 

Por otro lado, comparado con un único cigarrillo, una sesión de xixa podría proporcionar 125 veces más humo, 25 veces más alquitrán, 2’5 veces más nicotina y 10 veces más monóxido de carbono.

 

Todos estos estudios deben ponerse en contexto, porque es muy difícil calcular cantidades de tabaco (ya que no hay una estándar para la cachimba y los cigarrillos varían según la marca), pero hay otros datos que nos pueden hacer pensar.
Las marcas de tabaco hechas para la xixa, suelen provenir de países que tienen normas diferentes para el etiquetado, así que no podemos estar seguros o seguras de las cantidades de nicotina que figuran. Y si hablamos de pastas que no tienen nicotina, no sabemos cuáles son sus ingredientes o añadidos.

 

 

Además, con la cachimba debemos tener en cuenta que se inhalan tóxicos y materiales pesados del carbón que se usa (aunque sea un carbón natural) o en su defecto, de los carbones eléctricos que hay en el mercado para sustituirlos.

 

Comparar tiene poco sentido, cada cosa tiene sus propias características; se fuman diferente, en tiempo, ritmos y cantidades diferentes y con rituales también muy diferentes. Sin embargo, sí tienen cosas en común: crean dependencia debido a la nicotina, se inhalan humos tóxicos y cuestan dinero 😉

Comenta