Siguiendo el rastro

Cada vez que buscamos información en internet, compartimos nuestra ubicación, ponemos un like, damos datos a un e-juego, hacemos un retweet, envíen un correo electrónico, compramos un producto a través de una web, alguien publica una fotografía nuestra, guardamos una contraseña en una aplicación … dejamos una huella digital.

 

La huella digital es toda la información sobre nuestra actividad en internet. Navegadores, galletas o cookies, aplicaciones, e-redes sociales, etc. registran muchas, o de hecho todas, las acciones, movimientos e interacciones que hacemos en la red. Muchas también registran desde qué ordenador las utilizamos, a través de la IP.
 

 

Siguiendo esta huella digital se puede encontrar un montón de información que crea un retrato de nosotros y nosotras. Una «fotografía» muy apreciada por las empresas, las cuales pueden así ajustar contenidos y productos hacia potenciales consumidores.

 

Algunos expertos y expertas opinan que si bien es inevitable dejar un rastro digital, lo mejor es ser conscientes e intentar controlar qué imagen digital dejamos o evitamos que se construya. Estas son algunas de las reflexiones que proponen:
 

  • ¿Sabemos qué es nuestra huella digital? ¿Sabías que toda nuestra actividad a través de internet queda registrada?

 

  • ¿Utilizamos algun bloqueador de galletas o cookies? ¿Sabías que muchas tiendas on-line utilizan galletas para seguir nuestras visitas a webs y así entregarnos anuncios “personalizados”?

 

  • ¿Qué e-redes sociales y aplicaciones de chat usamos? ¿Has leído las políticas de privacidad? ¿Sabías que los comentarios y fotografías, los retweets y hasta algunos mensajes “privados” dejan rastro?

 

 

Poder decidir dónde y cómo compartimos información personal debería ser un derecho para todas las personas. Actualmente no podemos tener el control necesario de lo que se hace con todo el contenido que compartimos o utilizamos a través de la red, así que ser conscientes de forma crítica es el primer paso para gestionar nuestro rastro digital.

Comenta