Conviene saber…

Es una sustancia que es mejor no probar:

  • Los riesgos de engancharte son tan altos que no vale la pena.
  • Si lo que queremos es saber qué hace, no es necesario probarla, es esto: el primer cigarro marea y hace toser, nada más.

El tabaco no perdona, es difícil de controlar: primero fumas de vez en cuando, después más a menudo y al final acabas fumando a todas horas.

A todos los fumadores les gustaría no fumar: si no te lo crees, pregunta. Ya verás como si no dejan de fumar no es porque no quieran, sino porque no se ven capaces.

Quien fuma porros, suele fumar también tabaco. Aquello de «yo sólo fumo porros» puede ser una tontería: ¿con qué se hacen los porros? ¿con lechuga? El tabaco de los porros también engancha.

Lleva muchas sustancias peligrosas:

  • Alquitrán: lo mismo con lo que pavimentan las carreteras.
  • Monóxido de carbono: lo que sale por el tubo de escape de la moto.
  • Nicotina: la que engancha sin compasión.
  • Amoniaco: lo que se utiliza para limpiar la taza del váter (lo usan para que la nicotina sea todavía más adictiva).

Si yo soy, si ahora estoy

Si tienes asma o cualquier problema respiratorio, fumar todavía te hará más daño.

Si te gusta un chico o una chica que fuma tabaco, no lo utilices como herramienta para acercarte o para relacionarte con él o ella (es como si te hicieras un tatuaje por amor: quizás la historia no dure, pero el tatuaje se queda. Con el tabaco, igual).