Fumaré

  • Plantéate si tu economía te lo permite, o si prefieres gastarte la pasta en otras cosas (¡quien fuma habitualmente se gasta más de 1.200 € en un año!).
  • Cada vez será más caro y habrá menos lugares para fumar.
  • Llegará el día que querrás dejar de fumar y, o bien no podrás, o bien te costará muchísimo.
  • Asume que vivirás peor que si no fumases: dejarás de oler los olores y de notar el sabor de las cosas.
  • Piensa que más del 50% del precio de cada paquete de tabaco son impuestos que van a parar al Estado.
  • Prepárate a constiparte cada dos por tres y a toser a menudo.
  • Si haces algún deporte, bajarás el rendimiento: correrás menos, te cansarás más rápido…
  • El olor a tabaco delata: en casa se darán cuenta.
  • Tendremos problemas para comprar: no está permitido hasta los 18 años.
  • Intenta no molestar a la gente de tu alrededor con el humo.
  • Cada vez que te pongas un cigarro en la boca, piensa si realmente tienes ganas de fumar: evita todos los que puedas.