No fumaré

  • Te reirás en la cara de todas las empresas que, mediante mil técnicas, habrán intentado que fumes.
  • Te ahorrarás una pasta.
  • No tendrás nunca el problema de no saber cómo dejarlo.
  • Correrás más que los otros, no te cansarás tan pronto como los que fuman y no te dará pereza hacer deporte por miedo a cansarte enseguida.
  • No sólo vivirás –al menos por probabilidad– más años que los fumadores, sino que tendrás mejor calidad de vida.
  • El olor y el sabor de lo que más te gusta seguirán intactos.
  • Tendrás que respetar y ser tolerante con la gente que fume (igual que a ti te tienen que aguantar otras cosas). Lo más importante es estar a gusto con nuestra gente, no si fuman tabaco o no.