Qué hace

En la cabeza

  • No puedes parar de fumar cuando lo decides o te cuesta mucho.
  • Te pones de mal humor cuando no puedes fumar.
  • Te hace arrepentir de haber empezado a fumar («hosti, si no hubiera empezado por el rollo de ir de mayor en el insti…»).

En el cuerpo

  • Ennegrece los pulmones, a veces hasta al punto de producir cáncer.
  • Estropea las venas y perjudica la circulación.
  • Hace que el corazón lata más rápido de la cuenta, porque no le llega bastante sangre.
  • Seca la piel y hace salir granos.
  • Hace que nos cansemos enseguida porque el oxígeno no circula bien por la sangre (cuando subes escaleras, cuando caminas, y ni que decir tiene cuando haces deporte).

En otras personas

  • Las obligas a tragarse tu humo, sin poder escoger (es la única droga que cuando la tomas, a la gente de alrededor le toca hacerlo por narices).

En las empresas tabaqueras

  • Mejora la economía de unas empresas que quieren que te enganches de muy joven para tenerte atado a su negocio.
  • Das pasta a unos negociantes a quienes tu salud les importa un pito (pero viven de ella).