Cuando bebemos en grupo pueden pasar muchas cosas 🙂

Si somos de las personas que no bebemos, o esta vez no nos apetece, nos podrían insistir para que lo hagamos; si somos de las personas que bebemos, o decidimos hacerlo esta vez, también otros que no beben nos pueden intentar disuadir de que lo hagamos. En el fondo, lo importante es hacer lo que nos apetezca, y dejar al resto en paz 😉

 

Pero a menudo, nos influye lo que hacen los y las demás, de formas que no sospechamos. A menudo, si estamos o no borrachas o borrachos lo decidimos más por el estado de los demás que no por el propio. Por ejemplo, si hemos bebido pero el resto de personas no, nos dará la sensación que estamos más intoxicadas, o que nos cuesta mantenernos “normales”. Posiblemente nos sentiremos un poco mal porque no sabremos como hacerlo.

 

botellon2

 

Del mismo modo que si la gente de mi alrededor está más intoxicada que yo, me parecerá que voy “poco” borracha, y probablemente seguiré bebiendo más, porqué pienso que todavía “puedo” más!!! ¿Curioso, verdad?

 

Mirar de fijarse en como nos sientan las cosas a nosotros, más que compararnos con el restod e gente, es una buena idea!