Hoy nos hacemos preguntas…. ¿bebemos más si bebemos con amigos y amigas?

 

Claro, quizás la pregunta es un poco trampa, porqué a solas no solemos beber. Y también habrá quien dirá, “no, yo bebo lo que yo quiero”, o “yo no bebo y mis amistades sí”. ¡Perfecto! Pero volvamos a la pregunta: si bebemos cuando salimos con las colegas… ¿lo hacemos a nuestro ritmo? ¿Seguro?

 

Veamos si os parecen familiares estas situaciones:

 

Después de una cena en casa de alguien, hay quien se anima a proponer unos chupitos. ¿Todo el mundo bebe igual, la misma cantidad y el mismo ritmo? Y alguien dice: Venga, acabaros el chupito que pongo otra ronda. ¡Rapidito! 

 

Hemos ido a un concierto y alguien se propone para ir a la barra a pillar bebidas. –¿Quieres una? – Aún me queda, pero píllame otra que luego ir me va a dar pereza. 

 

Una colega llega más tarde al parque donde hemos quedado: Ei, nosotros ya llevamos dos rondas, ¡te tienes que poner al nivel! 

 

O a punto de entrar en una discoteca: Tenemos que acabarnos estas botellas antes de entrar, ¡venga, todo el mundo a vaciar el vaso! 

 

A veces es más evidente, a veces menos, hay quien dice que se bebe más por imitación, por conformidad, por el ritmo de los grupos y no de las personas…

 

Si volvemos a la pregunta del principio, ¿cuando salimos con las colegas, bebemos a nuestro ritmo? ¿Qué opináis?