Con las pantallas y lo que se relaciona con el género, pasa a menudo que hay muchos mitos: por ejemplo que las chicas no juegan y que los chicos no se enganchan a las redes sociales. Porque sí, porque somos diferentes.

 

Y esto, no es así.

 

video-game

 

Algunas cosas hay que pensarlas un poquito más. O al menos, ¡os proponemos que lo hagáis!

 

Si miramos más allá, en el caso de los e-juegos, particularmente los juegos en línea, pueden haber diversos elementos que hagan que haya menos jugadoras que jugadores. Uno de ellos, y por poner un ejemplo, es que éstas se sienten “menos cómodas” en los juegos y se divierten menos… ¡a menudo por los otros jugadores!

 

Aquí tenéis un pequeño vídeo de una jugadora que registra como, a lo largo de una partida, los chicos se meten con ella solo por ser chica y la insultan constantemente:

 

 

De repente, jugar no parece demasiado divertido…

 

Parece que, a veces, con las pantallas de por medio, ¿hay quien se lanza a hacer cosas que cara-a-cara no haría? ¿Qué pensáis?