Son curiosas las cosas que pasan con el tabaco. Como os decimos: parece que no sea una droga, porque no coloca y no se ve que haga mucho, y parece que no sea para alarmarse tanto, pero engancha con una fuerza que flipas! ¡Y lo sabemos!

Entonces, nos preguntamos: ¿cómo es que todavía hay gente que se engancha?

Ahora que ha comenzado un nuevo curso, tal vez de nuevo en el instituto, o un nuevo ciclo, ¿puede que me pasen cosas nuevas, que conozca a gente nueva que hace cosas diferentes, que vaya por otros ambientes?

¿Quizás creemos que es el momento de hacer cosas nuevas? ¿Quizás probamos nuevas maneras de hacer? ¿Quizás siento nuevas inseguridades, o nuevas ganas?

Puede que cuando se dan todos estos cambios, ¿nos despistamos con el tabaco?

 

 

pep_fumant