1. ¡Mucha tele!

 

Cuando te despiertes, enciende el televisor y pásate la mañana haciendo zapping entre canales, hasta que encuentres un programa menos malo que el resto, o te canses de buscar, y te puedas enganchar. Trágate los anuncios, las teletiendas, los avances de nuevos programas, el resumen de los antiguos… como si no fuese tiempo perdido. Y si te cansas, ¡vuelve a empezar!

 

2. ¡El móvil siempre encima!

 

¡Mira el móvil cada 3 minutos! Si no tienes ningún mensaje, no sé, actualiza una aplicación, bájate otra, borra una tercera… puedes hacer fotos de la pared, hacerte fotos de una pierna, de un pie, probar un filtro, otro filtro, otro filtro… y borrarlas todas luego. Y si te cansas, ¡vuelve a empezar!

 

3. ¡Que no falten redes sociales!

 

Pásate toda la tarde mirando las e-redes sociales… gente en la piscina, en la playa, haciendo excursiones, viajando… si te cansas de tantas fotos y más fotos, lee algún artículo que hace listas de las “5 coses que tienes que hacer si…”. Pon me gustas y likes y corazones y comenta aquí y comenta allá. Pásate 45 minutos haciéndote fotos para escoger una y luego no colgarle. Y si te cansas, ¡vuelve a empezar!

 

4. ¡Chats todo el día!

 

Abre conversaciones aquí y allí, preguntando cosas como “hola! q haceeeees?” y poniendo muchos emoticonos. No hace falta que quedes con nadie, ni que te muevas del sofá. No hace falta que expliques nada interesante. Puedes tener conversaciones sobre otras conversaciones de chat. Y si te cansas, ¡vuelve a empezar!

 

5. ¡E-juegos a todas horas!

Empieza una partida después de comer, y después otra… y aunque pienses “está será la última”, cuando se acabe y la máquina te pida si quieres continuar, di eso de “solo una más”. Y cuando te llamen para cenar, di eso de “ahora voy”, “5 minutos más”, “no me esperéis”… Y ¡vuelve a empezar!

 

IMG_2348

 

¡Y así te habrá pasado el día entero! Puedes ir saltando de pantalla en pantalla sin ver a nadie, sin hacer ningún plan, sin hacer nada de nuevo.

 

O puedes quedar con amigos y amigas para salir a la calle, ir a divertirte, buscar una actividad nueva, charlar cara a cara o jugar un buen partido en la pista.

A lo mejor, el verano está pasando fuera de casa 😉